Startups venezolanas le apuestan a la tecnología

Startups venezolanas le apuestan a la tecnología

El fenómeno de las startups – término que hace referencia a compañías de alto componente tecnológico, modelo de negocio escalable y grandes posibilidades de crecimiento- se expande con una fuerza cada vez mayor por América Latina. Mientras Chile y Brasil protagonizan una verdadera revolución en esta materia, Venezuela también estampa su huella en la región, gracias a proyectos visionarios que hacen frente a la crisis con su arma más valiosa: el ingenio.

De esta manera, un nutrido grupo de proyectos criollos ha sido convocado por Wayra Venezuela, programa acelerador para startups del grupo español Telefónica, para participar en el LatAm Startups Conference, a realizarse a finales de mes en Santiago de Chile. Allí, estos emprendedores venezolanos, luego de haber superado exitosamente unos estrictos procesos de evaluación y selección, podrán presentar sus propuestas ante aceleradores e inversionistas de Estados Unidos y Canadá.

Con iniciativas que se pasean desde una herramienta de análisis topológico para gestionar altos volúmenes de información hasta un videojuego educativo que contribuye con la formación de futuros médicos, el talento venezolano dice “presente” en la vorágine global de la innovación tecnológica.

Tendiendo puentes

Milton Dávila es un emprendedor de amplia trayectoria en el país que unió fuerzas con tres otros socios para dar vida a Control de Pacientes, una aplicación gratuita para la gestión de historias médicas que, al mismo tiempo, le proporciona a la industria farmacéutica un canal de comunicación con el cliente final: el paciente.

“Los médicos tienen la necesidad de administrar toda la información de sus pacientes de manera confiable y ordenada. La propuesta es que las historias médicas estén disponibles en la nube y así se pueda acceder a ellas desde cualquier dispositivo”, explica Dávila.

Su modelo de negocios apunta a los laboratorios, que pueden utilizar el servicio para obtener indicadores estadísticos de patologías y prescripciones, segmentados por zona geográfica, en tiempo real y bajo estándares de confidencialidad.

Dos años de trabajo fueron necesarios para tener en línea este sistema, que se proyecta hacia la expansión iberoamericana. Y aunque el plan es instalar sus headquarters en el exterior por razones monetarias, Dávila confía en la continuidad del emprendimiento tecnológico en Venezuela. “En nuestro país la materia prima no existe, pero para el área tecnológica lo que se necesita es conocimientos y ganas”, señala.

Otro proyecto que procura una comunicación más directa entre marcas y clientes es ShopUp. Gracias a la geolocalización y a sensores instalados en los puntos de venta participantes, este sistema identifica en qué lugar se encuentra el usuario y sus hábitos de compra para así enviarle información relevante según sus gustos.

“El sistema va aprendiendo de las preferencias. En un primer momento sólo tenemos datos básicos, como el sexo y la edad; a partir de ahí comenzamos a ‘adivinar’ los gustos de la persona y, eventualmente con el uso de la aplicación se van refinando las sugerencias”, explica Ricardo Sanabria, fundador y CEO de VOR Marketing.

Así, por una parte la tienda puede conocer la dinámica dentro del establecimiento –cantidad de personas, sus sexos y edades, su recorrido y los productos con los que están interactuando-. Por otra parte, las marcas pueden comprar el servicio para hacer recomendaciones de productos específicos disponibles. Por último, toda la data procesada permitirá la generación de reportes analíticos que pueden ser adquiridos por las partes interesadas.

Disponible en Android y iOS8, esta aplicación, que también ofrece el servicio de mensajería geolocalizada, sería una alternativa en medio de un país sumido en un elevado índice inflacionario. “Al venezolano le gusta mucho la tecnología y estar en la vanguardia, pero además hay una realidad: las crisis económicas hacen que la gente busque maneras de ‘sobrevivir’ y los descuentos personalizados son una buena opción”, argumenta Sanabria.

Mano derecha

Estamos en la era de la información. Cada día las empresas, corporaciones y entes gubernamentales se encuentran ante un volumen de datos enorme, a veces imposible de digerir y jerarquizar en su totalidad. Precisamente, es allí en donde el arquitecto y lingüista Igor Callazos identificó la necesidad de crear una herramienta de gestión que permitiera extraer información de interés a partir de textos.

Tío Conejo es un motor de análisis que aplica el método de las coocurrencias léxicas, estándar en la investigación cualitativa. La herramienta genera patrones de textos y los convierte en estructuras que se llaman topologías –palabras y/o grupos de palabras que forman patrones complejos-, los cuales estudia para devolver resultados” especifica su creador.

A partir de este instrumento, la empresa puede analizar cómo se posicionan los discursos en torno a sus marcas, a sus productos, a sus servicios, o incluso a su competencia, y hacer sondeos estratificados en términos sociales, demográficos y geográficos. Además, ofrece mecanismos de participación para que la gente pueda expresarse directamente, en su lenguaje cotidiano.

La aplicación se presenta en una versión gratuita dirigida a un público estudiantil para la realización de trabajos académicos y en la versión TC Pro, dirigida a entes públicos y privados, que permite vaciar cientos o miles de textos y correlacionarlos con variables de una gestión o proceso corporativo.

Callazos observa que el negocio de la data y de las analytics está dominado por empresas descomunales a nivel mundial y, ante eso, presenta una tecnología económica y accesible que promete potenciar hasta 10 veces la capacidad de trabajo. “Hemos visualizado la posibilidad de que TC Pro se convierta en la herramienta estándar de jóvenes profesionales de todo el continente que quieran prestar servicios de consultaría en estudios cuantitativos”, concluye.

Entretenimiento educativo

Quiro es el primer proyecto serio de Ludopia, compañía de videojuegos fundada por los amigos Robert Valerio y Saúl González. Se trata de una aplicación para tabletas que ayuda a los estudiantes de medicina a desarrollar habilidades clave para la práctica de la cirugía mínimamente invasiva.

El planteamiento es ofrecer la posibilidad de realizar procedimientos similares a los que se hacen en los simuladores médicos, pero desde la comodidad de una tableta, a la hora y en el lugar deseados.

“Recreamos procedimientos pertenecientes a las dos grandes vertientes de la cirugía invasiva: la laparoscopia y la artroscopia. Se trata de un ambiente de entrenamiento o ejercicio de caja negra, que en realidad no busca representar el realismo del cuerpo humano sino estimular el desarrollo de habilidades como la espacial y la coordinación ojo-mano, así como practicar la utilización de los instrumentos” puntualiza Valerio.

El proyecto, ganador del primer lugar en el Startup Weekend realizado el año pasado en la Universidad Simón Bolívar, en Caracas, aún está en fase de playtesting. Actualmente se están haciendo pruebas de una versión alfa con estudiantes pilotos para hacer una constatación cuantitativa sobre la eficiencia de la herramienta.

“No hemos detectado una simulación realista en 3D que ofrezca el mismo nivel de experiencia e interactividad que el de nuestra aplicación, por lo que tenemos grandes oportunidades en otros países”, sostiene Valerio, quien estima que Quiro estará disponible en la AppStore y en Google Play a partir de octubre.

Por otra parte, un equipo multidisciplinario conformado por Alejandra Da Costa, ingeniera en informática, José Miguel Reyes, diseñador y especialista en marketing, y Viviana Pérez, publicista, apuestan por un proyecto que enarbola el concepto de turismo activo y cuyo nombre es Fitrip.

La idea es combinar el turismo con el fitness. “Llevamos el concepto de la audioguía de un museo a la ciudad, localizando puntos de interés. Mientras las personas están en actividades como caminar, ir en bici o correr pueden explorar la ciudad en donde viven u otra que estén por conocer”, expone Reyes, quien destaca que las rutas son presentadas de manera temática y bajo diferentes puntos de vista.

Su compañera, Alejandra, añade que “una vez definidas las rutas se emprenden un proceso de investigación, levantamiento de contenidos y validación,  para luego elaborar un guion y grabar los audios.”

La tendencia mundial de preocuparse por la condición física condujo a la combinación de ambos temas. “Creemos que elfitness es el diferencial en esta herramienta. No es sólo una guía que ofrece los secretos de la ciudad sino que también indica lo que haces por tu cuerpo durante el recorrido”, señalan.

La aplicación ya cuenta con unas 375 descargas y aspira diseñar al menos 150 rutas en toda Latinoamérica.

Aprovechar las oportunidades

Hace ya cuatro años, María Corina Rodríguez e Isabella Wallis decidieron lanzarse a la aventura de crear el portal Estadeboda.com. Hoy, con una base de datos de 14.500 novias, 50 mil visitas mensuales y una lista de 250 proveedores, el proyecto está más que consolidado, creando servicios nuevos de manera periódica y generando ingresos que han sabido reinvertir.

Precisamente de este éxito ha nacido el segundo proyecto de esta pareja de socias, esta vez dirigido a las madres: Estademama.com. Así han respondido a un vacío que existía en este nicho, uno 24 veces más grande que el de las novias, según comenta Rodríguez. “El contenido nace de nuestra propia investigación de la literatura disponible, además de los tips de un equipo de influenciadoras en redes sociales cuya calidad de contenidos hemos validado. Aunque hemos invertido muy poco en publicidad, hemos tenido un gran crecimiento gracias al boca a boca; hasta ahora hemos recibido alrededor de 20 mil visitas, que superan los 7 minutos en promedio”.

A pesar de la escasez de insumos, el portal ofrece un catálogo rico y actualizado, gracias a que los proveedores tienen la posibilidad de administrar sus propios espacios y sincerar la disponibilidad de mercancía. Ahora el plan es expandirse hacia otros mercados y continuar desarrollando el área editorial.

Aunque reconoce las dificultades para el emprendimiento, Rodríguez acentúa la calidad del talento nacional: “Emprender en Venezuela es difícil pero hay mucho por hacer, es decir, muchas oportunidades. En Venezuela hay talento con calidad de exportación.”

Fuente: http://panamericanworld.com

Publicado por Dubraswka Aguilar